Los colores juegan un rol fundamental a la hora de comunicar tus valores de marca y su personalidad. Usados de forma correcta, te ayudarán a que tu comunicación sea efectiva y conecte con tu público ideal.

Cada color transmite emociones y sensaciones, por lo que dependiendo de lo que tu marca quiera transmitir, algunos colores funcionarán mejor que otros. Con ellos podemos generar experiencias y llamados a la acción.

Un paleta de color generalmente se conforma de 4-6 colores. Pero no, no hablo de usar todos los colores del arco iris (aunque sean muy lindos 💜), sino de elegir algunos que funcionen bien con tu color principal y ayuden a generar mayor interés visual en tu comunicación.

Acá te explicaré cómo formar una paleta de colores adecuada para tu marca.

Para crear esta paleta debemos considerar un par de cosas primero, por lo que voy a guiarte a través de un breve cuestionario que te ayudará a descubrir la dirección de tu paleta de color.
¡Comencemos!

1.- Nombra 3 adjetivos que describan a tu marca.
2.- Si tu marca fuese una temporada, ¿cuál crees que sería?
3.- ¿Qué quieres que sienta tu público al interactuar con tu marca?

Bien, ahora que tienes estas respuestas, es momento de aprender un poco sobre teoría del color. Esto te va a servir para identificar las sensaciones y emociones provocadas por cada uno de ellos en las personas. Así que para elegir correctamente los colores que llevará tu marca, necesitamos conocer el trasfondo y la historia que tienen para contar.

Trata de asociar aquellos colores que resuenen o encajen con los adjetivos que describiste anteriormente.

Rosa: Dulce, amigable, divertido, noble.
Rojo: Poder, pasión, deseo, energía, amor.
Naranja: Optimismo, creatividad, confianza, extroversión.
Amarillo: Dicha, positivismo, alegría, calidez.
Verde: Natural, fresco, balanceado, saludable.
Azul: Calma, imaginación, sanador, productivo, confianza.
Violeta: Intuición, misticismo, éxito, sofisticado, ambicioso.
Blanco: Prolijo, bueno, puro, minimalista, delicado.
Gris: Estable, profesional, prolijo, minimalista.
Negro: Elegante, atemporal, formal, autoridad.

Una vez analizados los significados de los colores y hayamos asociado uno o dos (máximo) a nuestros adjetivos de marca, vamos a desarrollar nuestra paleta.​​​​​​​
Comencemos por elegir un color que sintamos va alineado a nuestra personalidad de marca y nos identifique. Ese será nuestro color principal.
Luego, debemos crear una paleta de énfasis, ésta nos va a ayudar a generar contraste y balance, a su vez que reforzará lo que se quiere transmitir (el mensaje o valores). 

Elegiremos un color de énfasis frío y uno cálido.

Estos colores formarán tu tríada principal, siendo por lo general los dos colores de énfasis complementarios entre sí. Para conocer el complementario u opuesto de un color, solo tienes que mirar justo al que está al frente de ese color, en el círculo cromático.
Si no te sientes a gusto con la combinación complementaria para los colores de énfasis, puedes elegir dos colores que sean análogos entre sí (están ubicados uno al lado del otro en el círculo cromático). 

En mi caso, elegí dos colores de una combinación triádica, que puede ser compleja de usar pero también muy divertida :) 
Finalmente, vamos a crear la paleta neutra.

Esta paleta nos ayudará a balancear nuestra comunicación. La usaremos en fondos y aquellos elementos que acompañen a nuestra marca, pero que no queremos que destaquen más que el elemento principal. Puede ser en iconografía, ilustración, fotos, etc.

Se forma de la siguiente manera:
Una vez definida nuestra paleta neutra, con máximo 3 tonos para cada color, podremos comenzar a hacer uso de ella junto a las que ya definimos anteriormente. 

Crear una paleta de color que sientas que representa perfectamente a tu marca, es bastante importante y hará que tu identidad visual funcione correctamente, alineándose a tu estrategia de Branding. Así que asegúrate de crear una paleta que realmente ames y conecte con todo lo que quieres transmitir. 

Ninguna fórmula es exacta, por lo que si aún siguiendo las recomendaciones, sientes que no son los colores adecuados para ti, prueba (siguiendo los mismos pasos) cambiando uno de los colores de énfasis por otro que creas que se alinea a tu descripción y jugando con las combinaciones que existen para cada uno. 

¡Sigue tu instinto!
¿Te gustó el artículo? ¡Coméntame! 
Si tienes sugerencias o temas que también te gustaría leer, siéntete libre de mencionarlos abajo :)
Enviar
¡Muchísimas gracias por tus comentarios! 💜
Back to Top