¿Cuántas veces hemos escuchado hablar de Branding para referirse a un logo o identidad visual? ¡Estoy segura que muchas! Y si bien es incorrecto, esta confusión es bastante común .

La realidad es que el Branding es bastante complejo, porque va más allá de lo que vemos de una marca y es algo que debemos tener muy claro cuando creamos un negocio o proyecto, ya que nos va a ayudar a mantener una comunicación consistente y a construir una reputación dentro del mercado al que apuntamos. 

Es algo que creamos intencionalmente y con mucho cuidado porque, al fin y al cabo, es cómo nuestra audiencia nos va a percibir. 
​​​Comencemos por saber qué es una marca:

​​​​Según la RAE, la definición de marca es una “Señal que se hace o se pone en alguien o algo, para distinguirlos, o para denotar calidad o pertenencia.”

Ahora, sin tanto tecnicismo, una marca es una manifestación del propósito de una empresa y de su compromiso con sus consumidores, así como lo que éstos piensan, dicen y sienten de dicha empresa. Es lo que hace único a un producto o servicio y que si se maneja correctamente, genera vínculos fuertes y valor para sí misma y la sociedad. 

Y entonces, ¿qué es branding?

Branding es el proceso de creación y desarrollo de una marca, desde los elementos visuales, auditivos, textuales y sensoriales (experiencia). Es tomar todo esto para hacer reconocible a tu marca y darle personalidad. 

A través de estos elementos, tu audiencia va a interactuar con tu marca y se formará un concepto e imagen de cómo es, qué la hace única y cómo le hace sentir. Por eso, tu marca es más que los productos o servicios que vendes. 
¿Por qué es importante trabajar el Branding y para qué sirve? 

Como ya te mencioné antes, tener un buen producto o servicio no es suficiente. Hay que saberlo comunicar. Un buen branding hace que tus consumidores asocien tu marca a valores y emociones, logra que sea memorable para ellos y la amen. 

Es clave para dar a conocer tu propuesta de valor y que tu público pueda conocer tu visión. La venta es emocional en la mayoría de los casos, por lo tanto tu Branding debe producir emociones y conectar de tal forma que tu público se sienta identificado con tu marca. 

Recordemos que un Branding bien desarrollado hará que tu marca sea más fuerte y consistente, además de facilitarte la comunicación porque sabrás qué y con qué intención comunicar. 


El branding bien definido te servirá para:
- Ser memorable y destacarte de tu competencia a través de las emociones que proyecte tu marca, así como transmitir tus valores. 
- Conectar con tu cliente ideal, usando un lenguaje o tono con el que mejor se identifique y comunicando de forma que tu imagen resuene con sus gustos y valores. 
- Posicionar tu marca, logrando lealtad de tus clientes y generando confianza en el mercado. 

Desarrollar el branding de tu marca es un proceso que una vez ha comenzado, nunca debe terminar. 
Branding VS. Identidad Visual 

Como te contaba al inicio de este artículo, se suele confundir el Branding con el diseño de la identidad visual de marca. Pero esto es solo uno de los elementos englobados dentro del Branding, que si bien es importante, no es lo único que existe y en realidad depende de un desarrollo de marca. 

El diseño puede cambiar y evolucionar con el paso del tiempo, pero el Branding varía muy poco. 

Entonces, si decimos que el Branding es lo que define las bases de tu marca, el diseño le va a dar un aspecto o look a ese branding para formar la identidad visual. 
La identidad visual está compuesta por:
Estos elementos, debes usarlos como un sistema y de forma consistente, para así lograr la identidad visual de tu marca y que sea reconocible, ayudándote a comunicar y conectar con tu cliente ideal. 

Finalmente, el diseño de identidad visual es trasladar a un lenguaje gráfico el carácter y la personalidad de tu marca, a partir de un Branding bien definido. Sin esto no podrás diseñar una identidad visual que funcione, no comunicarás de forma correcta quién es tu marca y aunque tu logo y otros elementos sean bonitos, no van a ser funcionales o efectivos. 
¿Te gustó el artículo? ¡Coméntame! 
Si tienes sugerencias o temas que también te gustaría leer, siéntete libre de mencionarlos abajo :)
Enviar
¡Muchísimas gracias por tus comentarios! 💜
Back to Top